La madeleine de Proust

Pasó el tiempo y nunca recordé cómo era esa palabra. Me la había dicho Pauline, caminábamos en medio de la noche para regresar a casa y el frío santiaguino la transportó a cuando recién llegó a París. A esas alturas de la fiesta me hablaba mitad español y mitad francés, y yo mitad mexicano y mitad chileno; la comunicación no era la mejor.

anton

La madeleine de Proust

Sigue leyendo

La sinopsis vespertina

Sé que me escuchas del otro lado de la puerta, que estas recostada en la cama con la luz apagada y la mirada perdida en alguna de tus paredes lisas. Está bien, no contestes, pero escúchame: Lamento tu existencia; no la Sigue leyendo

Carta abierta de una mala persona

A quien corresponda, seleccione la opción del paréntesis según sea el caso.

Te cuento que hoy hice un examen de conciencia, tardé un rato, no es una muy limpia. He estado pensando mucho en ti, en que (no nos hemos visto en varios años/ he estado distante/ no te he buscado), que de pronto tengo una semillita que quiere brotar y verte, pero germina otra más fuerte con motivos para postergar y abstenerme de tu grata compañía. La lata, la apatía, el miedo.

Recuerdo y no puedo evitar agachar la cabeza; (que un día te dije que hablabas demasiado y no me importabas/ que un día te dije que estaba obligada a quererte por Sigue leyendo

Hablé mal sobre un app en mi blog… Y no le gustó a sus creadores

Second Lemon es una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles ubicada en Murcia, España, y es la creadora de WhatsDog, un app para espiar a tus contactos de WhatsApp. El departamento de comunicación de Second Lemon me escribió un correo ayer en la mañana enunciando que habían leído un artículo que escribí en julio del año pasado (¿Con quién hablan tus contactos de WhatsApp?), notando que no estaba actualizado y enviándome screenshots y un archivo con FAQs del producto.

Debo decir que el acercamiento fue muy cortés, aunque eso no quita el hecho de que su aplicación me parezca bien p*nche Sigue leyendo

Déjenme volver a México

La incomodidad constante.

—Los accesos de las instalaciones del CRIT están súper mal, la única entrada también es salida, en la noche ha de ser muy peligroso.
—Sí, qué mala onda.
—Pero tengo entendido que este tipo de construcciones tienen que presentar un proyecto de vialidad al municipio para ser autorizadas.
—Ay, Rosie, ubícate, YA estás en México.
—¡¿Y eso qué?! Sigue leyendo