Cordero en una caja

Continuación de Es posible que yo sea un poco como las personas mayores.

Tú le eres al otoño, a la cordillera, al mar, pero no a mí. Te veré caminando sobre las hojas rotas y la calle mojada, la luz de la luna rebotará en tu cabello, esta es la estación de reencuentros.

Lejos de lo que te pueda decir, de lo que no me puedas creer, está mi alma, que de naturaleza ilusa, piensa que un día podrá obtener redención de mano ajena. Quizá la tuya, quizá no. Dime en qué momento exacto dejamos que nos pervirtiera el mundo.

Ganó la distancia. Desgraciadamente, no sé ver un cordero a través de una caja.

Al final del viaje verás que el mismo cielo nos cubre, lo hará siempre, por más distancia, por más años, verás que cubrirá a mis pies ligeros y a tu palpitar disonante, llegarán amores, llegará primavera. Te quedarás tú.

Todo el azul del cielo.

De Las estaciones de la cordillera.

Anuncios

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s