Hablé mal sobre un app en mi blog… Y no le gustó a sus creadores

Second Lemon es una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles ubicada en Murcia, España, y es la creadora de WhatsDog, un app para espiar a tus contactos de WhatsApp. El departamento de comunicación de Second Lemon me escribió un correo ayer en la mañana enunciando que habían leído un artículo que escribí en julio del año pasado (¿Con quién hablan tus contactos de WhatsApp?), notando que no estaba actualizado y enviándome screenshots y un archivo con FAQs del producto.

Debo decir que el acercamiento fue muy cortés, aunque eso no quita el hecho de que su aplicación me parezca bien p*nche enferma.

El correo

Ciertamente me sorprende que la empresa desarrolladora de la aplicación me haya contactado —más vale 8 meses tarde que nunca—, pero es obligación de una marca cuidar su imagen online aunque se trate de un blog pedorro de otro continente.

Y como me retaron a verificar las actualizaciones de la aplicación, tuve que usarla. Este “espionaje” me parece deplorable, así que me vi obligada a probar WhatsDog con alguien con quien no me remordiera la conciencia violar su intimidad y cuya vida digital me valiera tres hectáreas cuadradas de madres: Mis hermanos. Como tengo 2 elegí al más hipster, a quien  llamaré Meco #1.

Aclaro que Meco #1 está enterado de que usé su número para probar la aplicación.

La app

WhatsDog fue retirada de Play Store porque no cumplía correctamente con sus políticas, así que lograr descargarla fue súper frustrante y para obtenerla es necesario cambiar la configuración de descarga de aplicaciones no provenientes de la tienda oficial. Ash.

01Puedes meter CUALQUIER número siempre y cuando tenga WhatsApp, independientemente de que no esté en tu lista de contactos, que te haya bloqueado o que tenga oculta su última conexión. Una de las “desventajas” de esta app es que tu nivel de perversión se limita a una persona a la vez, para espiar otra víctima debes forzosamente eliminar los datos de la anterior y abrir un registro nuevo.

Primero seleccionas o escribes el número a vigilar, después se abren cuatro paneles de colores feos: Un calendario, la lista de conexiones por día, el porcentaje de “adicción a WhatsApp” del stalkeado y las configuraciones. Estos paneles comienzan a llenarse una vez que WhatsDog registra conexiones del sujeto.

tira

Monitoreo de Meco #1 en las últimas 24 horas.

Si observan detenidamente la imagen anterior, notarán en el tercer panel que no solo me muestra el porcentaje de adicción y el número y suma de conexiones de Meco #1, además, WhatsDog señala que “Su colega a veces tiene mensajes de WhatsApp sin leer y es un desconsiderado de m*erda no le importa”. Meco #1 no tiene corazón, ¡Gracias por abrirme los ojos, WhatsDog!

¡Ah! Pero eso no es todo, por default la aplicación te notifica cuando el sujeto entra a WhatsApp. Por ejemplo, Meco #1 se conectó 84 veces en las últimas 24 horas… Y esta vaina me avisó de cada una de ellas en tiempo real, WTF. Puedes desactivar los avisos en cualquier momento pero seamos honestos, si eres tan enfermo como para vigilar un número 24/7, eso no es muy tu estilo.

Screenshot_2016-03-07-11-24-09

Esta notificación tiene la combinación perfecta de palabras, jaja.

Rara vez una aplicación como esta es gratuita, no pagas con dinero pero sí aguantando publicidad que aparece bajo tu dedo justo antes de tocar la pantalla re-dirigiéndote a otro sitio, cosa que a los usuarios nos emp*ta encanta y nos hace muy felices.

¿Realmente funciona? Aunque no me queda muy claro el cálculo del nivel de adicción a WhatsApp, la verdad es que la aplicación sí cumple su cometido, probé incluso las notificaciones en tiempo real con Meco #1 al lado de mí.

¿Se pueden dar cuenta tus contactos que los espías? No sé. Reiteradas veces Second Lemon ha asegurado que no hay manera de exponer tu obsesión enferma con tus stalkeados, sin embargo, en varios sitios y foros se menciona que con WhatsApp Plus —una aplicación que tampoco está en tiendas oficiales, para variar— puedes hacerlo, sin embargo no lo intenté porque es necesario eliminar WhatsApp primero, descargar el archivo del sitio, blablablá… Y qué lata, bye.

La moral

Aquí viene la parte sabrosa, 1313.

En el artículo original dejé muy claro que esta aplicación es demasiado para mí, y aún lo sigue siendo, pero no podría haber escrito sobre WhatsDog esta vez sin la experiencia de usuario, más por el golpecito en el orgullo que me dio ese correo “adjuntándome información de interés para mi publicación”.

No voy a mostrarles explícitamente el documento que Second Lemon me envío debido a que tiene aviso de confidencialidad, porque yo sí tengo moral (y madre), pero sí tomaré algunos fragmentos que consideré importantes para señalar ciertas incongruencias entre el archivo y el blog de la empresa:

Correo Blog
No defiende ni fomenta el acoso, ni el abuso. ¿Por qué usar WhatsDog?

– Porque se acabarán las excusas!

– Porque tu novi@ no podrá decirte que no estaba de fiesta la otra noche!

– Porque tendrás el control absoluto!

– Porque sabrás en todo momento si tu colega ha visto el WhatsApp!

WhatsDog es como el fuego. El fuego se puede utilizar para quemar y hacer daño, o para cocinar y hacer algo bueno. Le pillarás siempre en línea y él no se enterará de que le estás vigilando con WhatsDog. Podrás escribirle inmediatamente y él no podrá decirte que no ha leído tu mensaje de WhatsApp.
Ninguna aplicación te permite espiar las conversaciones de otros usuarios en WhatsApp, que no os engañen. Ante la multitud de consultas recibidas […] te dejamos una lista de programas que sirven para espiar conversaciones de WhatsApp.

Hay algunos otros “fragmentos rifadores” en el correo que vale la pena mencionar:

  • Los datos que recoge la aplicación son públicos y los podría recoger cualquiera que tuviera tiempo, pero creemos que es mejor que lo haga WhatsDog y dedicarnos a otras cosas. Para el acosador moderno y ocupado LOL.
  • WhatsDog es una app con infinidad de beneficios para ti. ¿”Infinidad” o exageración?
  • […] controlar la adicción a WhatsApp que afecta a jóvenes y adultos. ¿”Controlar” toda la adicción a WhatsApp? No, más bien mostrar que existe un problema —además de ti stalkeando a alguien.

Y los errores de redacción tanto en el archivo como en el blog, bueno… Que el uso de la aplicación dependa de cada usuario es cierto, sin embargo la comparación de WhatsDog con el fuego me parece muy tumbada.

Sí, no se puede juzgar de moral o inmoral al fuego por su naturaleza destructora y creadora, pero la principal función de esta aplicación es la de rebasar la privacidad de una persona sin su consentimiento —obvio—, ¿Qué pensarías si alguien te estuviera monitoreando? ¿Tanto te puede importar una persona como para obsesionarte de esa manera? Pues sí, por eso ya salió la versión para iOS, LOL, ahora para stalkers con iPhone, jiji.

Con esta aplicación cualquiera puede ser un Meco #1… Ya tienen el dato, el que quiera limpiarse el trasero con la privacidad de los demás, adelante, yo uso papel de baño (o confort, para los cabros).

070fd525-11e9-49c2-b732-3d7133c2d955

Edité esto en Paint porque es mi blog y hago lo que quiero #YOLO

Anuncios

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s