Las revelaciones de la Pachamama

Las personas cambian todo el tiempo.

Me he portado un poco ermitaña desde que regresé a Tijuana, he estado atiborrada de pendientes y, meh, también muchos planes. Hay personas que no saben que ya llegué, oops.

Cambié, es cierto, desde que me fui no soy la misma persona y jamás lo voy a volver a ser. No he estado en mi zona de confort desde hace más de un año, las cosas cambian, las personas también.

Cuando salí me dio sed de buscar nuevas cosas, de lograr más, de sacarle provecho a la oportunidad que yo tuve y muchos otros no. Sin soberbia.

Después de todo esto, decidí también compartir algunos fragmentos de mi diario a partir del día que inicié mi viaje a Bolivia hasta el que dejé Santiago, el resto es solo para lectura personal.

06 de octubre, 03:09, Santiago de Chile, 5 °C

Es de madrugada, hace frío, no dormí bien, estoy cansada. Siempre que salgo de mi pieza me golpea ese aroma que impregna la casa de Anita, huele dulce, como a calor de hogar, como a los alfajores de la esquina y el limonero del patio.

Estoy esperando el transfer, a esta hora nada pasa […] tengo miedo de irme sola esta vez, no por seguridad sino por soledad.

07 de octubre, 09:29, La Paz, 18 °C

Bolivia está a una hora menos que Chile, ayer aproveché todo el día […] tengo ya mi pase a Rurre, sale el bus en un par de horas, eso me da tiempo de pensar en pendejadas.

Tú eres las flores

Tú eres las flores

Ah, mi flor… El más dulce de mis sufrimientos, con esa piel pálida y esa hermosa sonrisa que me provoca romperle los labios a besos, con esa claridad y brillantez de mente, el miedo con el que envuelve su sensibilidad me mata y ese aroma… El que perfuma su suave cuello y me obliga a hundir la nariz entre sus cabellos, y que me embriaga del más intenso de los idilios que este mortal pecho haya sentido jamás.

Sería menos mi agonía si lo perdiese por la estupidez propia, por la mortal rutina o incluso una traición que provoque abandono merecido, pero la razón es la grandeza de este mundo y las limitaciones que a conciencia propia, cada uno se ha puesto. Cruel y caprichoso destino que te trajo y te arrebata.

[…] y si “te amo” ensucia tu boca, si tu sufrimiento es menos cuando el mío es más, entonces que así sea […] dulce estrella, mi cielo, amor de mis amores.

09 de octubre, 21:34, Amazonia Boliviana, 32 °C

7bf153a4-448a-4b1e-a50c-2a2fb9ff03eb[…] y luego, ya en la noche, fuimos con linternas en busca de caimanes para alumbrarles los ojos, brillan como foquitos. Nos acercamos bastante a un par de ellos, la verdad la sentí cerca, me sudó, después saltó un pez al bote y todos gritamos en distintos idiomas, fue chistoso.

Al final, apagamos las luces y el guía detuvo el bote, nos quedamos un ratito ahí, flotando en medio del Amazonas boliviano, con un cielo atascado de estrellas, con el sonido de los peces saltando del agua y los caimanes cazándolos. Vi luciérnagas por primera vez.

A veces quisiera compartir esto con alguien, me imagino cómo sería tener en la silla de al lado a cualquiera de las personas que amo y no a un extraño, es un poco triste, pero un recordatorio más de las dos más crueles condiciones del ser humano: Tiempo y distancia. Por otro lado y por un ínfimo momento, casi fugaz, soy plena y feliz de guardar esto en mi mente y corazón, porque he recibido mucho, porque tengo harto que dar, en especial cariño.

10 de octubre, 18:23, Amazonia Boliviana, 16 °C

Hoy llovió […] me atoré en el lodo de la selva, perdí el equilibrio y me manché las nalgas, ush.

12 de octubre, 10:35, Rurrenabaque, 24 °C

0f6050b2-06c8-4bfa-91c3-9d58d6ef95afJames tiene razón, ¿Cada cuánto tengo la oportunidad de participar en un ritual a la Pachamama? YOLO, mijos, YOLO.

[…] y los pequeños goces de la vida en retrospectiva me parecen solo eso, pequeños […] pero siempre he sido una persona algo solitaria, la mayoría de las cosas las guardo solo para mí, para mi entretenimiento personal y perversón. Me cae que estoy desvariando por la falta de alimentos.

14 de octubre, 12:17, Copacabana, 20 °C

Pero que es lindo el lago desde el lado boliviano […] que me hace saber que en mí hay un animal inquieto, la incomodidad constante, como una bomba de palabras que está a punto de explotar en mi abdomen […] se me antoja mandar a chingar a su madre al América, por ejemplo, pero yo ni sé de fútbol.

44b12143-d5fb-4259-875e-3dbf811e54b8[…] porque el chamán no vive en Rurre, sino entrada la selva […] con hojas de coca, stevia, tabaco, figuras de la Pachamama y algunas otras cosas hechas de piedras y semillas con extrañas formas […] era extraño, en color, modo y sabor […] azul, amarillo, verde, rosa, morado, todo menos rojo […] se soltó el frío, quizá porque había llovido en los días anteriores aunque no era temporada de lluvia, mas el clima está loco en todas partes […] y al verlo pensé en una frase: “Solo quiero que tengas más ganas de vivir”.

16 de octubre, 12:11, Cochabamba, 21 °C

wpid-sam_3349.jpgTrekking en una cueva, pisadas de dinosaurio, fósiles, todo nice, siempre haciendo cosas que me hacen perecer físicamente, porque YOLO, mas estoy muerta, no he dormido bien en al menos cuatro días.

[…] pero pinche señora del hostel, lo dejó cerrado la muy pendeja hija de su (esto es tan grosero que me quitarían la herencia), bien clarito le había dicho que saldría cuarto para las seis y tomar el primer colectivo para salir de Torotoro, pero por su cagada, me atrasé un par de horas. Pendeja, como si tuviera tiempo pa’ regalar, me levanté a las cinco de la mañana, ojalá que se la coja un (más garabatos y blasfemias). USH.

17 de octubre, 20:17, en algún lugar del Sur de Bolivia, 17 °C

Estoy en medio de la nada en Uyuni o algo, creo, llegué ayer a las 02:00 al pueblo, donde tuve que encontrar alojamiento, pero todo bien ahora, por fin dormí como Dios manda.

Hoy fuimos al salar, es increíble […] pero siento extraño, como si llevara viajando años y no se fuera a terminar esa sensación, o que el mundo se fuera a acabar antes que Santiago […] pero lo que me aterra no es dejar Chile, sino volver.

Pero en este punto de mi línea de tiempo, me detengo, volteo hacia 15 meses atrás y veo todo lo que he logrado, no lo habría creído antes. Mis objetivos son distintos a los de los muchachos, por tanto, mis métodos también.

19 de octubre, 19:25, San Pedro de Atacama, 19 °C

Zapatos cómodos y rotos, resultado de la más larga caminata

Zapatos cómodos y rotos, resultado de la más larga caminata

The air is dry as fuck, man […] entonces tronamos cuetes en medio del desierto, estaban algo ebrios, fue súper divertido […] tenían ron, entonces jugamos “yo nunca, nunca”, ese juego me encanta 1313.

[…] pero pinche coreano no entendía que la frontera estaba cerrada por la nevada […] el conductor nuevo era un pinche mamón […] entonces la parejita de Hong Kong me invitó gratis al auto privado que habían reservado para que los llevara de Bolivia a Chile. Soy suertuda a veces.

21 de octubre, 10:40, San Pedro de Atacama, 21 °C

[…] aaaaaah, pero se me ocurrió la maravillosa idea de aventarme el Valle de la Luna en bicicleta, casi me deshidrato.

Tenía planes de hacer el Valle de la Muerte y otras cositas hoy, pero estoy agonizando, me duele la guata, tengo escalofríos, cuerpo cortado, dolor de cabeza, temperatura alta y vómito, alguien está dejando caer su ira y su rencor contra mí. Alguna lechuga mal lavada o algo así, iuk.

da39c184-d7b8-45f1-bb83-da572919f4f7

23 de octubre, 13:02, Santiago de Chile, 19 °C

Estoy escribiendo en chinga porque ya me tengo que ir con los chiquillos al museo de la Violeta […] en el desierto las estrellas se miraban preciosas, nunca había tenido la dicha de ver un cielo así.

[…] claro, me da algo de pena, el final del viaje implica muchas cosas […] porque en casa no tengo desinhibición, ni locura, ni con quién bailar esos ritmos latinos.

eb23c3f4-0c41-4f42-8571-bdfe44807839[…] porque los voy a extrañar mucho, ir al museo y luego de carrete, burlarme de su acentillo meco, ridiculizarme y hacerlos reír con irreverencia e imprudencia […] de todas las personas que conocí este año, no se dan cuenta que me llevo de ellos más de lo que imaginan, lazos y un grupo como el que no había hecho jamás […] pinche francesa, hicimos clic de inmediato […] desde eructar, bailar, llorar y cocinar […] se me apachurra el pecho de pensar en despedirme de ella, cómo la quiero.

27 de octubre, 11:15, Aeropuerto, Santiago de Chile, 16 °C

Pero qué día el de ayer, tuve de todo, en especial despedidas […] que sepan que les mostré a Rosie tal como es, sin filtros. Pero hoy, hoy me sumergí por última vez el aroma de la casa de Anita al abrir la puerta de mi pieza.

[…] sumado a un cambio que nada más puedo ver yo. Solo Dios sabe el tamaño de la pena que hoy día vive en mí, una que parece no tener límite pero sí muchos nombres y caras. De todos ellos recogí varias de las más grandes alegrías y tristezas que me han conmovido, sé que me llevo un trocito de cada una de sus sonrisas.

Creo que cuando quieres a alguien, tomas el extremo de una de las fibras de tu pecho, la estiras y la pegas en la otra persona, por eso duele cuando se alejan o uno se va. Así, yo tengo muchos “horcruxes” dispersados por el mundo, que cuando se hieren me lastima, que cuando son felices, lo soy yo también.

“Solo quiero que tengas más ganas de vivir”, a cada uno. No me queda más que agradecerle a todos ellos y a este precioso país, que por ahora me ha dado lo que ninguno, espero me alcance la vida para volver. Todo el azul del cielo.

discodepiedra

El símbolo de las revelaciones de la Pachamama para mí, uy

Anuncios

3 comentarios en “Las revelaciones de la Pachamama

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s