Quedamos los que puedan sonreír

Viajar sola ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, es una increíble oportunidad para concerse a uno mismo y reevaluar muchas cosas.

Tienes el privilegio de ver lugares hermosos en la individualidad de tu existencia, pero en pequeños momentos recuerdas a todas las personas que has amado y quisieras poder compartir la belleza donde se posa tu mirada… Viajar solo te hace apreciar tu mortalidad y la de aquellos que tienes lejos.

Algunas otras veces puedes ir a los lugares más ordinarios con la mejor compañía y no darte cuenta de lo especiales que son esos momentos, hasta que ya no los puedes tener.

Es complicado explicar cómo se siente vivir lejos de tu hogar y conocer otros panoramas, es complicado estar tan completo y que en casa se te diga que te extrañan; es agridulce compartir con extraños que después se vuelven amigos, cómplices de desinhibiciones, personas que no se dan cuenta de cuánto te dan de sí, de cuánto los echarás de menos.

Todos tenemos los días contados… Me pregunto cuán vieja seré en relación al día de mi muerte.

image

Anuncios

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s