Los números de mi insolencia.

Amo Medium, es la red social para la lectura por excelencia, encuentras de todo.

Justo estaba leyendo ayer un escrito sobre el efecto foco, que se refiere a una tendencia humana en la que se sobrevalora la atención y tiempo que los demás ponen en nosotros. El texto habla sobre un experimento realizado con varias personas donde tenían que ponerse una camiseta ridícula con la cara de Barry Manilow y entrar a un salón lleno de extraños.

Al preguntarle a los sujetos la cantidad de gente que ellos creían que habían visto su atuendo, en su mayoría contestaron que al menos un 50%; sin embargo, el estudio revela que, en realidad, apenas un 20% notó la camiseta y muy poco después la habían olvidado.

Cuando los sujetos comenzaban a sentirse cómodos con la prenda, pronto se les olvidaba la vergüenza y la cara de Barry Manilow. Pasa exactamente lo mismo cuando nos desinteresa genuinamente la atención pública.

Esto sucede por la naturaleza egocéntrica del ser humano, que puede hacerte creer que todos piensan en tí, pero no lo hacen porque están ocupados en sí mismos. Nos importa tanto lo que piensen los demás, que necesitamos halagos después de bajar de peso, un nuevo corte de cabello, fotos de un viaje, graduarse, conseguir trabajo, cumplir años, ganar un premio, casarse, escribir una entrada de blog… Y sí, tal vez exista ese 20% que lo note, pero muy pronto lo olvidará.

Tan efímeros son nuestros sucesos para el ojo ajeno, que incluso olvidan el milagro de nuestra existencia una vez que crecemos, nos volvemos comunes, olvidables, corrientes; nos dejan de visitar cuando ya no somos tiernos. Y lo hacemos nosotros también.

Hoy quiero ligar esto con mi blog. En realidad no sé de qué se trata Azul, no tiene tema, solo cronología, es mi espacio para el YOLO, donde ni en pedo voy a decir que soy escritora, porque no lo soy.

Existen aquí escritos muy especiales para mí, principalmente prosashistorias, donde he impreso parte de mi alma con los sentires más profundos y los despechos más desgarradores, a veces alternando teclas y pañuelos, o carcajadas y fotografías. Pero, ¿Eso importa?

A veces lo compartía y recibía míseros 3 likes en Facebook, pero 27 visitas (las vistas siempre superan el número de visitas). Después, poco a poco fui entendiendo que a la gente no le interesa leerme y me empecé a sentir cómoda con mi camiseta y mis fieles visitantes, porque YOLO.

Me acostumbré a tener 150 visitas como máximo, con suerte unas 200, pero esta semana WOW. En UABC nos falta ser más insolentes detonó una cantidad de lectores que no esperaba, me di cuenta de que a la gente le encanta lo polémico, donde pueda meter su cuchara. El cotilleo, chiquillos, el cotilleo.

wtf

Ya sé que no son los grandes números de la vida, pero para un blog pedorrón no está tan mal.

completo

Anuncios

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s