En UABC nos falta ser más insolentes.

Aclaro que no conozco específicamente la situación de las demás escuelas, facultades y campus, pero he escuchado a muchos de ustedes quejarse de estas situaciones y  sé que esto pasa en otras universidades también; lo que están a punto de leer se basa en mi experiencia y la de mis compañeros de carrera, pero a muchos más también les quedará el saco.

Me identifico como Rosa Cristina Arreola Ruiz, estudiante de octavo semestre de la Licenciatura en Mercadotecnia de la Universidad Autónoma de Baja California campus Tijuana. Actualmente estoy haciendo mis estancias fuera del país pero mis clases iniciaron la semana pasada, así que aún tengo responsabilidades.

A principios de este año, una compañera y yo tuvimos que ir a la oficina de la facultad para reinscribirnos puesto que recién regresábamos de intercambio y no entramos al sistema de inscripción en línea. Llegamos con quien nos tenía que dar de alta las materias, revisó nuestro historial académico, los créditos y cursos.

—Tienen que llevar tres materias y una optativa. De los dos grupos de la mañana, solo hay cupo en el salón #1, entonces aquí en su hoja les voy a poner ese grupo. Estos son los profesores que imparten cada materia.

Ya habíamos visto los horarios anteriormente, pero noté que la optativa en el salón #1 era impartida por maestro nefasto, y en el #3 por uno muy prometedor.

—Ya… ¿No hay cupo para la optativa en el salón #3?

—No, solamente en el #1, ¿Por qué? ¡No me diga que le tiene miedo a ese profe!

—No, pero ya tomé clases anteriormente con él y no quiero volver a hacerlo. Mejor no me dé de alta la optativa, si es con esa persona, prefiero no tomarla— dije con muchos huevos, según yo.

—Ah, no le saque, mejor tómela y listo ¿Tan difícil estuvo o qué rollo? No me diga que tan mal los trató, si se ve re-buena onda y…— empezó a decir con un tonito de burla que alimentaba dentro de mí un fuego que buscaba salida y, gracias a Dios, fue a través de mi boca (LOL)— ya, mire, no corra, o dígame ¿Por qué no quiere tomar clases con él, a ver?

Y cuando ese “a ver” llegó a mis oídos, en mi cabeza sonó un ¡ding!, como si algo estuviera listo del microondas, y con toda tranquilidad y en automático le dije:

—Porque es el tipo de maestros que hacen que uno se arrepienta de entrar a esta facultad— tad, tad, tad

Casi podía ver las palabras recién escupidas en el escritorio, ni siquiera lo pensé, aventé la frase así nada más. Pensé que iba decir algo, que me iba a correr a gritos, pero no, se limitó a firmar la hoja de materias mientras levantaba ambas cejas y se encogía de hombros.

—Pues bueno, allá usted. Ya quedaron sus materias, pásele la hoja a la secretaria para que lo suba al sistema.

Regresé muy groserita de Santiago, eso sí, pero al parecer dejé claro mi punto. Ojalá me hubiera quejado antes de la manera adecuada, así evitaría que nuevos alumnos tuvieran la desgracia de tener un maestro así.


Universidad pública en México, muchachos. No tienen idea de lo afortunados que somos al pagar una baba —a veces nada— por nuestro semestre, nada de deudas o créditos apachurrantes, nada de terminar de pagar la carrera a los años de egresar, nada de elegir a cuál de los tres hermanos se le dará educación; encima existen becas que cubren la inscripción, alimentación, útiles escolares y/o transporte, existen otras muy jugosas para estudiar idiomas o  semestres en el extranjero.

Suena perfecto, las universidades sí nos dan muy buenas oportunidades, pero malamente nos han inculcado la idea de que si vas en una escuela pública y algo falla, that’s what you get, en otras palabras, te chingas. ¿Apoco no se paga la educación pública en los impuestos?

Cuando uno recién entra a la universidad, lo hace con esa arrogancia de creer que todo lo sabe y todo lo puede, de ser el papá de los pollitos, también se entra con esperanza y muchas ganas de que las clases sean lo máximo.

Así, pasando tronco común he escuchado los comentarios de mis compañeros: “Ya quiero entrar a tercero y llevar de lleno la carrera”, “yo también, ¿Ya viste que vamos a llevar Psicología del Consumidor?”, “¡Wow! Y en cuarto continúa con Comportamiento del Consumidor”, “¡Nos van a enseñar Diseño!”, “oh, quinto se ve difícil, pero por fin vamos a llevar Relaciones Públicas y Publicidad, las he estado esperando desde primero”, “esa de Mercadotecnia Estratégica se ve bien rifadora”, “la de Mercadotecnia de Productos y Servicios va a estar buena”, “¿¡Ya viste que abrieron la optativa de Merca Digital!? ¡Ya era hora!”… Y así podría estar todo el día.

¿Pero qué pasa con esas materias sabrosas que tanto esperamos? Bueno, te puede tocar un maestro increíble, como uno pésimo, y si es la segunda opción, ya valió madres la clase que tanto habías esperado. Sí, los profesores también son seres humanos… A los que se les paga por dar clases, y ese es un trabajo importantísimo.

Existe el maestro que llega noventa minutos tarde y aún así toma en cuenta la asistencia, el que te baja calificación porque le caes mal, el que quiere poner La Santa Biblia en una sola diapositiva, el que dice que la Revolución mexicana sucedió en los 70’s, el que hace cita con la clase y nos deja plantados, el que no sabe interpretar bien una gráfica, el que tiene mal aliento y habla pésimo inglés, el que trata como niños malcriados a un grupo de universitarios… La lista es larga.

Sí, hay procedimientos por los que uno puede dar una queja, también autoridades escolares para hacerlo, y parece perfecto hasta que nos voltean la tortilla y resultamos nosotros los culpables. ¿Por qué se ahoga la voz de un estudiante que se preocupa por su educación? Bleh. Peor aún cuando ante una queja contestan “bueno, ya vendrá la evaluación de maestros al final del semestre”. PAR-FA-VAR.

Este maestro es un reverendo pendejo, que levante la mano el cimarrón que no lo haya pensado.

Muchachos no dejemos que esto sea una constante, no lleguemos a octavo y nos demos cuenta que la regamos al quedarnos callados. Un excelente maestro nos dijo en primer semestre que si vas a hacer algo, sé el mejor, así si te convertirás en un ebrio, sé el más ebrio de todos, pero si vas a ser estudiante, sé el mejor, y parte de serlo es cumplir obligaciones y exigir derechos.

Seamos un poquito irreverentes, hablemos con hechos y de forma inteligente, tenemos todos los elementos para hacerlo, hagamos unidad y exijamos buena educación, no seamos el típico mexicano agachón, que se noten los huevos, chingá.

El equipo más darks.

El equipo más darks.

No  me quiero ir sin agradecer al buen maestro, el que hace actividades interactivas, el que pide retroalimentación de la clase, el puntual, el que exige una respuesta porque cree en el alumno, el que da materiales de apoyo y bibliografías, el que repone las clases, el crítico… La lista es larga. Gracias, más como ustedes.

Anuncios

38 comentarios en “En UABC nos falta ser más insolentes.

  1. Pingback: 27. Los números de mi insolencia. | Azul.

  2. Querida Rosie, me gustaría pensar que soy una buena maestra. Realmente disfruto semestre a semestre estar con mis alumnos y alumnas, continuamente me pregunto como pudiera hacer mejor mi trabajo y realmente me siento feliz cuando los alumnos y alumnas egresados me saludan y me cuentan de sus trabajos. Es una situación que me preocupa y con la que me enfrento en todos los semestres, los alumnos y alumnas no defienden sus derechos. Para mi la Facultad de Ciencias Administrativas debía ser un modelo a seguir, tanto por sus alumnos como por demás Facultades y la comunidad en general. Tenemos toda la teoría de como administrar, desgraciadamente esto poco se aplica empezando con los procesos administrativos de la misma FCA. ¡El cliente es lo mas importante! Y quien es el cliente? Ustedes. Y quien es el cliente? Los maestros y maestras. Cuando seamos conscientes de nuestra responsabilidad en cada puesto que ocupemos y no solo nos sirvamos de él, realmente la situación cambiará.

    Me gusta

  3. Hola soy de la FHYCS tambn del campus TJ, me interesa comentarte algo que tiene mucho que ver con lo que aqui planteas, es sobre algo que podemos hacer como estudiantes n,n te dejo mi correo mandame un mnj y por ahi te cuento 😉 T

    Me gusta

  4. Hola soy de la FHYCS tambn del campus TJ, me interesa comentarte algo que tiene mucho que ver con lo que aqui planteas, es sobre algo que podemos hacer como estudiantes n,n te dejo mi correo mandame un mnj y por ahi te cuento 😉

    Me gusta

  5. Excelente. A pesar de que egrese de la UABC pero aca en Mexicali, me siento muy identificado con todo lo que comentas. En mi caso, durante mi carrera te puedo comentar que me conocieron casi casi como el ”rebelde” o ”el rojo” los maestros, porque si alguien se sabia los el estatuto de la UABC ese era yo, y si alguien se quejaba o alzaba la voz, ese era yo. Lo malo es que hay una indiferencia y conformismo, al grado de que si solo pides lo justo en cuanto a derechos, otros compañeros te comienzan a ver mal o decir ”grillero”, cuando en ocasiones hasta se buscaba algo para un bien comun. Saludos.

    Me gusta

  6. No te desgastes, Rosie.

    No hay forma de concientizar al estudiantado actual.

    Ni en los momentos más críticos de la administración de Cuamea se pudo generar una masa para sacarlo y así prevenir todo el daño que le hizo a la UABC. Casi estoy seguro que ni tú te enteraste ni hiciste nada al respecto.

    ¿Sabías que hasta la fecha, no puedes acceder al único sitio de análisis y crítica sobre lo que acontece en la UABC desde la red de la UABC?

    Te invito a que intentes ingresar al sitio http://red-academica.net/observatorio-academico/ desde la UABC.

    Ya que no puedas entrar te enterarás que cuando los maestros se vuelven “insolentes” la autoridad los censura y los corre inventando argumentos falsos. Así le sucede a los alumnos también. Mientras sean pocas las voces, acallarlos es sencillo para la autoridad. Hacer que el estudiantado o la planta de docentes se levante en contra de la autoridad es poco menos que imposible. Es por esto que te sugiero que no te desgastes.

    Me gusta

    • No estoy de acuerdo, Rosie, desgástate, invierte esa pasión propia de tu juventud actuar, y el primer paso para eso es pensar, hablar. Lo importante es que hagas algo por cambiar lo que está dañado, que hagas algo empezando por ti misma, al final todos los cambios trascendentales vienen de adentro hacia afuera. Con el hecho de que cambies, seas no solo una profesional sino una persona íntegra y cumplas con tus responsabilidades con ahínco, no con mediocridad, habrás logrado algo muy importante. Yo egresé hace muchos años de mi carrera y también tuve profesores excelentes y otros que daban vergüenza y no precisamente eran insolentes sino valientes e íntegros, y marcaron para bien a muchos alumnos que pasamos por sus clases.

      Me gusta

      • No encuentro merito en atreverce a opinar.
        Aun eres presa de la inmadurez y por mucho que te esfuerces esto no lo podras entender a corto plazo.
        Quiza con el tiempo y un poco de tiempo puedas reflexionarlo y verlo desde una mejor perspectiva.

        Me gusta

      • Es interesante cómo desestiman la opinión de esta joven catalogándola de arrogante, inmadura y egocéntrica en vez de ver el verdadero mensaje de su post. Concluí la universidad hace varios años y hoy al leerlo, me identifico, estoy de acuerdo tanto en el derecho de pedir como en la obligación de dar y responder cuando se es estudiante. Vaya si tiene mérito el atreverse a opinar, vaya si tiene mérito el comprometerse a hacer la diferencia. Ojalá muchos ¨adultos maduros¨pudiéramos tener un poco de esta ¨inmadurez¨que despierta la consciencia y la acción.

        Me gusta

    • Rene , quien dice que es malo ser insolente y egocentrista ???
      Sin duda te falta para llegar a las grandes ligas alla afuera !… y si ya estas , necesitas quitarte de encima el miedo , ese que te dice es pecado levantar la voz…..El maestro o trabajador a que se refieren, tiene el semblante de un clavo en la madera … esta ahi ni siquiera por amar su profesion o porque sabe mucho, sino por los beneficios laborales y le importa un carajo los alumnos!…..al igual que el experto que no sabe ni dar clases !!….. ahora bien, no se trata de regalar calificaciones, pero existen nuevos sistemas de ensenanza para esta juventud en particular y es motivacion la primera clave . !

      Me gusta

    • Si, con más insolentes y egocéntricos unidos y valientes, tendríamos condiciones muy diferentes como nación, como estado, como municipio, como sociedad seríamos menos mediocres y más responsables y activos. Egocéntrica por tener el valor de expresar su punto de vista compartido con jóvenes en circunstancias similares, tal vez, bendito egocentrismo que da el valor que a muchos falta.

      Me gusta

  7. Hola Rosie.

    Me da mucho gusto que actualmente se den cuenta los alumnos de la realidad en una UABC, te lo comento por que hace 4 años egrese de la universidad justo en la misma facultad, “Todos” pasamos por tu situación, un trago agridulce, vi de maestros que les valió pepino la vida (literal) y otros que son de admirar, pero la realidad es que estas lejos de lo que realmente es estar laborando (en caso de que ya trabajes en el tema, mil disculpas) no solo pasa en UABC si no en todas las universidad que imparten la material.

    El mercadologo no tiene la conciencia de invertir en uno mismo, no es emprendedor (a pesar de que se les invita a participar en ferias), no tiene visión, no sabe cobrar, lo practicado en clase no es lo mismo en una agencia, hay competencia (demasiada), y lo peor del caso es que Si, nuestra carrera no es bien pagada, nos creemos los Todologos y por eso no nos pagan bien, cuando deberían según dicen por ahí.

    Te preguntaras por que te comento esto y por que creo que es importante la observación que diste, no se trata de exigir tener un maestro fregón, se tratar de que que allá afuera te exijas a ti ser mejor a los demás por medio de la continua capacitación y las personas que conozcas, la realidad es esta.

    Sin networking y mente de inversión, no somos nada.

    Otro consejo próximos egresados, trabajen mucho durante su educación, conozcan gente, sean metiches y no pierdan el amor por la carrera, es de las pocas que te brinda oportunidades y sobre todo hacer algo por el gremio de mercadologos en Tijuana.

    Al primer año de salir trabaje como vendedora (lo cual no me gustaba) para graduaciones (si, regrese a la universidad pero a venderles), al segundo año trabaje para un call center (donde aprendí como se debe tratar a un cliente), el tercero trabaje como freelancer y vi por mi branding allá afuera (OJO haganlo, les hace falta) y al mismo tiempo me interese por mi como miembro de una asociación (ASEMAC) y finalmente en mi cuarto año trabaje para una agencia, hice un negocio, tengo una agencia virtual, trabajo para una agencia importante de Tijuana y soy presidenta de la ASEMAC (la cual te invito la conozcas, ya que son para los mercadologos de TJ y creeme que día a día veo pesimismo en nuestros futuros egresados y pocos que tienen esa motivación), todo eso y mas se puede si tenemos la visión de no quedarnos con lo que hay en clase o en la escuela.

    De ante mano, excelente observación y pon en practica cada punto eso te ayudara 😉

    Atte: Angela Duran.

    Me gusta

    • Ángela, muchas gracias por leerme. Sí, tienes toda la razón al decir que la realidad allá afuera es muy distinta (porque lo he vivido), y que debemos invertir en nosotros mismos.

      El enfoque que le di a mi escrito es el del mal optimismo que tenemos todos como estudiantes, más allá de la carrera que estemos estudiando, que, lamentablemente, es una constante en los jóvenes mexicanos, y me incluyo. Escribí para esa apatía e indiferencia ante lo que los malos maestros nos están robando y que nosotros les permitimos, escribí porque pienso en los de nuevo ingreso y me arrepiento de no haberme quejado lo suficientemente cuando pude.

      Muchas gracias por tus observaciones 😉

      Me gusta

    • Angela , el concepto que usas , se ha usado mucho, y parece tener sentido. Afuera en el campo si vas a llorar !…. asi que acostumbrate !….
      Psicologicamente, es falso!….o dime tu, porque en tu carrera buscas trabajar para otro???……..ese es el primer error !…. Ustedes deben trabajar para ustedes , deben su aprendizaje a ustedes mismos!!…..la imaginacion , la inovacion, el cambio, el introducir a falta de un capital que pese , un pequeno producto que habra la linea en el comercio que usted desea!… para que enel futuro pueda introducir otros y se acerque a la realidad que quiere proponer a otros!!…..No se requiere que el alumno sea grosero con el maestro…. pero se manifiesta que a palabras tontas … respuestas tontas! .. si el alumno no quiere pasar la materia con un nefasto, no tiene porque ser obligado!…..el 90 % de las personas que dejaron que les escogieran la materia con un maestro pesado…..tenian razon !!!…….es el maestro tipico que dice no voy a regalar calificaciones , pero como dije , no hace falta… conque se dedique no a leer poesia de memoria , sino a entusiasmar y motivar a los alumnos que es donde esta el secreto de la ensenanza.

      Me gusta

      • Hola Alberto.

        Concuerdo con que el mercadologo no debería tener un puesto donde trabaje para otros, pero lamentablemente (y te lo digo por que lo se) los egresados no tienen ese chip, no son emprendedores y están desmotivados, lo malo de esto es que pueden ser por muchos factores, definitivamente nos hace falta ser mas “vivos y listos” para ganar lo que uno desea no para que nos paguen por lo que creen que deben pagarnos.

        Soy de la idea, en la que no solo hay que enseñar, si no hay que ponerlo en acciones antes de salir de la universidad 😉

        Me gusta

    • Ángela, excelente comentario! Yo egrese de la Facultad de Medicina y Psicología aproximadamente 4 años atrás y la verdad que es una vida totalmente distinta al ser estudiante. Yo considero es importante que la escuela de a sus futuros egresados unas buenas clases de la vida profesional real. El hecho de que uno o varios estudiantes se pongan exigentes para exigir buena educación en realidad es poco relevante, considerando que un sistema educativo no se cambia de la noche a la mañana. Lo que importa es lo que ese alumno aprende de la vida real, esos aprendizajes hacen que sea uno un buen profesionista. Estudiantes universitarios no se preocupen si un maestro enseña bien o no su cátedra, quizá ese maestro que da tan malas clases, es el mejor maestro que puedan tener, pues les brindan otro tipo de conocimientos. Si quieren aprender, váyanse como voluntarios a algún lugar que les interese ahí les aseguro tendrán conocimiento. Dejen de soñar que todo lo que aprenden en la escuela es lo que aplicarán, insisto una dosis de vida real a las nuevas generaciones de estudiantes.

      Por último, el mundo es una jungla, pero tambien un paraíso para el profesional que se prepara dentro y fuera de su profesión.

      Saludos!

      Me gusta

    • Porque, Mónica, el objetivo de mi escrito es exponer un tema y alentar a los alumnos a no quedarse callados, como lamentablemente no lo hemos hecho muchos. No voy a prestarme a difamaciones, me parece que si voy a encarar algún maestro, lo haré en vivo, como ya lo he hecho antes.

      Dejo abierto el tema para que cada uno elija la vertiente de la que quiera ser parte, si es a favor, o en contra.

      Me gusta

    • Excelente tu forma de escribir e interesar al lector… DA GUSTO OBSERVAR, NO SOLO LA EXCELENTE FORMA DE REDACTAR, SINO TAMBIÉN LA CAPACIDAD CRÍTICA Y DE REFLEXIÓN DEMOSTRADA… Ojalá todos nuestros estudiantes sean cada vez más exigentes de sus derechos, pero a la vez más conscientes de sus obligaciones… Felicidades!!!

      Le gusta a 1 persona

    • Muy buen maestro es la verdad, que por que exige y es mamon es un maestro culero no mamen!!! por Dios abran los chigados ojos creen que afuera los van a tratar bonito salgan de su esfera de cristal… nomas que pues algunos les incomoda que les digan algo, asi como en la prepa…Ahora si agusto con la reeleccion a huevoniar en la facultad agusto que profes falten que no haya maestros que pasen sin hacer nada total …

      Me gusta

  8. Gracias por tus comentarios… como maestro de la UABC me son muy útiles tus comentarios esto me enseña mas que el resultado de la evaluación de maestros. Muchos éxitos y mas insolencia. 🙂 Buen Camino.

    Le gusta a 1 persona

  9. El maestro nefasto del que hablas es Cuamea? o Morgan?
    ESTAMOS EN 8vo. Ya no nos hace ni cosquillas hahahaha
    Y el “poder” desapareció cuando su hermano terminó su periodo de rector y con la cachetada con guante blanco al darse cuenta que no querìamos a ninguno de sus amigos en la dirección de la facultad.

    Le gusta a 1 persona

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s