Chilaquiles para extranjeros.

En Chile, preparar comida mexicana cuesta dos huevos, uno para que encuentres los ingredientes y otro para lo que vas a pagar por ellos. Y es que uno llega muy soberbio, “muy acá”, pensando que puede cocinar las mil maravillas, pero saber qué preparar sin que viole tu bolsillo, requiere más ingenio.

Pues me invitaron a esta fiesta de los chicos de la CEPAL donde cada uno llevaría comidas y bebidas de su país. Inmediatamente pensé “guacamole y tequila, papi”, pero después me acordé de lo cara que está la palta (aguacate) y se me quitaron las ganas. Debe haber otra cosa más exótica qué preparar. Así que acá les doy las instrucciones de cómo preparar chilaquiles para extranjeros.

Primero, necesitas saber que no contarás con los siguientes ingredientes:
– Tortillas de maíz.
– Chile Ají picante y salsas/polvos derivados.
– Tamarindo.
– Tomatillo.
– Queso cotija.
– Nada de Mole Doña Chonita, ni Salsa Pato o parecidos.
– Flores de jamaica.
– Jugo Magui.
– Clamato (jugo de tomate en general).

Después vas a un súper, porque eres floja y no te diste tiempo de ir al mercado de La Vega, que es más barato y variado. Aunque no hay tortillas de maíz, sí venden totopos marca Pancho Villa y Tostitos triangula… ¡A la madre! ¿¡Ya viste cuánto cuestan!? Están bien pinches caros, déjalos. Olvida los chilaquiles, vas a preparar otra cosa.

Te agüitas porque sabes que los chilaquiles son un manjar de dioses a precio de prole, pero te tumbas de rollo, you’re not home. Le hablas a tu mamá (u otro familiar), que cocina muy rico y le pides que te de ideas. Listo: Salsa de tomate y ají asado y frijoles refritos.

Frijoles refritos o algo así.

SAM_3065[1]Ingredientes:
– Un ají chileno.
– Chorizo.
– Cebolla.
– Porotos (frijoles) previamente cocidos.
– Sal.

Como eres muy YOLO, las cantidades las vas colocando al tanteo.

Tomas un sartén grande, le pones aceite y lo dejas calentando. Cortas el ají, la cebolla y el chorizo lo más fino que puedas y una vez que el aceite esté listo, colocas los ingredientes con mucho miedo y rapidez. El aceite brinca y es doloroso.

Ya que todo se vea tostadito, añades los porotos al sartén y dejas que se sofrían un poco para después comenzarlos a machacar con esa cosa que tiene agujeritos. Si quedaron muy secos, puedes agregar jugo con el que cociste los porotos. Agregas sal y mezclas todo.

Salsa de tomate y ají asado.

Ingredientes:
– Dos ajís chilenos.
– Seis tomates.
– Media cebolla.
– Dos dientes de ajo.
– Orégano.
– Sal.
– Una bolsa de plástico (puede ser del súper). Lávala, cochina. SAM_3064[1]

Estás especialmente emocionada por preparar esta salsa, es la que tu mamá hace para los huevos rancheros. Hmm, de solo pensar en levantarte un dominguito por la mañana y bajar al comedor para engullirte esa delicia… Ah, madre solo hay una.

Asas los tomates y los ajís directamente en la estufa. Te crees muy macha y los pones con la mano desnuda, pero te quemas, por wey. Cada vez que terminas de asar uno, lo colocas dentro de la bolsa de plástico y la cierras, esto para que “se suden”, haciendo más fácil quitarles la piel y que se ablanden.

Es mucho más satisfactorio asar los ajís, truenan con el fuego. Ese aroma tan delicioso, tan apetecible… Qué rico hueles, México. Una vez que hayas terminado, abres la bolsa y te fijas si los tomates están lo suficientemente blandos, si no, mételos un poco al microondas.

TSAM_3069[1]omas los tomates con cuidado de no quemarte y les quitas la piel y la colita, también a los ajís, que puedes pelarlos con un cuchillo. No importa si quedan algunas semillas (o “pepas”, como dicen los ecuatorianos, jaja), hacen ver más cabrona a la salsa.

Pones en la licuadora todo, junto con la media cebolla, el orégano, la sal y los dos dientes de ajo, puedes agregar un poco de agua, pero ten cuidado de que no sea demasiada y quede muy líquida la salsa.

Tsss, ni en México cocinas así, te la rayaste. Ni modo que no pruebes tu comida, así que te preparas una torta de frijoles con salsa. No-man-ches, quedó bien bueno.

Guardas todo en recipientes, compras Doritos porque los totopos son muy caros, te bañas, arreglas y preparas para comer snacks y tomar bebidas de todo el mundo. Ah, asegúrate de dejar claro que amas bailar.

Finalmente, contemplas tu maravillosa creación y celebras tirando balazos al aire. SAM_3107_20150725163033067[1]

Anuncios

2 comentarios en “Chilaquiles para extranjeros.

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s