Pos ya qué.

Pareciera que muchas de las cosas por las que luchaba se han transformado, por fuera pero no de donde importa, en el núcleo.

No sé si ya me cansé, tampoco sé de qué.. Al final del día me encuentro donde mismo, con los mismos sentimientos y las mismas excusas, las que te adornan y prometen lo diferente.

Ya sé por qué me dejé mayugar tanto, por el miedo a que pasara justo lo de ahora: el sentimiento que merecen las peores personas del mundo y ese tono.. esa indiferencia..

A veces pienso, pero no siento, en sabores vecinos y en largarme para siempre de toda esta dulce porquería, la que rompe la carcasa que había construido al rededor de todo lo vulnerable en mí, la misma que me restriega que, pese a todo mi esfuerzo, nunca mereceré todo tu amor.

Pero como dicen por ahí, “ánimo, champ”.

Y La Bien Querida con su rolita esa, la que bien pude haber escrito yo:

Anuncios

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s