El otro clavo.

Me da mucho miedo crecer, y el tiempo ha pasado tan rápido. A veces no sé por dónde ir, porque mi viaje ya lo empecé. No puedo evitar preguntarme si estoy con las personas correctas, en el móvil perfecto, el ambiente que deseo, las razones correctas… Lo peor es que aún no caigo en la cuenta de que está pasando tan de prisa.

Puede que me este conformando, que mis principios los haya abandonado, quizá. Que haya tantas cosas nuevas y diferentes que quisiera intentar, pero no tengo con quién, ush.

A lo mejor la situación cambie pronto, eso espero, lo estoy esperando, tal y como me habían prometido, comenzará un nuevo ciclo y me estoy poniendo seria, tal vez demasiado, lástima que no me siguen el juego.

Lamento no poder llenar las expectativas, ni ser la persona (con todas las connotaciones que pueda tener) indicada y suficiente, pero bueno, hace mucho que no lo he sido, ¿Cierto?

En fin, lo único bueno que he aprendido de todo ésto en los últimos dos años es que nunca hay que entregarlo todo. Porque al final, te quedarías con nada. Ouch.

Anuncios

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s