“Sin título”.

No ha sido el mejor de mis días, apenas estamos a martes y mi semana ya es una gran bazofia.

A lo mejor fue mi culpa el haber esperado tanto de este año, creyendo que quizá las cosas cambiarían de buenas a primeras, o que de pronto, el mundo se diera cuenta que de verdad estoy intentando hacer las cosas mejor que antes, pero todo se siente igual…

No tengo razones para quedarme en ningún lado, ni la capacidad para irme a otro, tampoco tengo a quien pueda buscar sin que me escupa a la cara o me de la vuelta, todo me sale mal, lo que digo y pienso no tiene importancia para nadie… Y no me gusta estar parada aquí, haciendo lo mismo todos los días, sin razón, ni ganas, ni motivos… Ni corazón…

Hoy fue uno de esos días que te prometen mucho, pero al final, no te dejan nada..

Te extraño, lo admito, quería que habláramos bien, pero lo único que cambió, fue la intensidad de mi descontento. Llegué a cierto punto en el que no dejaba de pensar “No quiero estar aquí, no debí de haber venido, ya quiero irme. No llores, Ros, te verán todos. Dios, ¿Qué hago aquí? Concéntrate, chingado, deja de pensar en eso. Tal vez si me muerdo el labio se me quiten las ganas de mariconear. Sonríe, ponte normal. Mira, un banquito, me voy a sentar para no verme tan estúpida aquí parada”. Meh.

Pero bueno, el que por gusto es buey, hasta la coyunda lame.

Anuncios

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s